Crecimiento personal Valencia  05 nov 2020

¿Qué es el miedo?

-"Maestro", replicó el discípulo, "quisiera preguntarle sobre el MIEDO"

-"¿Qué quieres saber? " contestó el Maestro.

- "A veces percibo miedo en mi entorno, en la gente que me rodea, y eso me hace sentir miedo también. Hay como una sensación que me genera inquietud y me hace percibir a los demás como mis enemigos, y siento al mismo tiempo que me ven como un peligro solo por no ser, pensar ni actuar como [email protected] Eso me genera angustia e impotencia y mucho dolor y sufrimiento".

"Ese miedo al mismo tiempo me coarta, me siento atrapado, como si no quisiesen que fuese feliz. Infunden miedo a la muerte, y al final siento que tengo hasta miedo de vivir, de ser feliz, de abrirme al amor, a la riqueza y todo lo que la vida dispone para mi".

"¿Podrias ayudarme a resolver este miedo Maestro?"_ preguntó con el rostro afligido y cierta angustia.

El maestro le observo con total serenidad. Estaba desprovisto de cualquier reflejo que mostrara una pizca, por insignificante que fuese, de miedo. En verdad él había hallado su paz.

-El Maestro le preguntó "¿Qué es para ti el miedo?"

- El muchacho se quedó pensativo y contestó: "El miedo es un impedimento que no me permite avanzar, es como una piedra que entorpece mi camino, que me tira hacia abajo, me bloquea, incluso me hace sentir pequeño e inseguro ante los demás"

-El Maestro le observó unos segundos en silencio antes de contestar: "Eso son los conceptos y etiquetas que has puesto al miedo desde tus experiencias. Pero eso,..querido amigo, no es miedo" .

"El miedo_continuó explicando el Maestro_es una sensación que te hace estar alerta ante tu entorno, que te invita a cuestionar, a pensar desde tu sentir si estás tomando el camino adecuado, si esa persona te conviene o te puede perjudicar de algún modo. Te sirve para conservar tus límites ante lo que percibes como inseguro para tu estabilidad.

Es la sensación que te recuerda que sigues sin confiar en la perfección de la Vida, sin confiar en ti. Que te recuerda que sigues luchando contra ti y contra todo. Y esa es la causa de tu sufrimiento. No es por el miedo"

-Tras escuchar estas últimas palabras el joven empezó a llorar. Aquello resonó en lo más profundo de su ser como una gran Verdad. Sentía que luchaba y ya no sabía contra qué ni para qué.. Y eso le hacia estar constantemente temeroso, tenso, y continuamente sufriendo.

-"¿Y cómo puedo cambiar eso, Maestro?"

-El Maestro le sonrió con ternura diciéndole: "Primero, borra todas las etiquetas que pusiste al miedo, sobre todo la que te hace verlo como enemigo, como un problema."

"Segundo, abrázate tan fuerte que no quepa en ti ni la más mínima duda de saber que estás cuidado y sostenido por la Vida, Dios, como quieras llamarlo"

"Y tercero,_dijo el Maestro, mientras sus ojos se iluminaban_escucha estas palabras:

Te amo . Eres valioso.

Tienes un papel digno para ti en esta vida. Para eso naciste.
Sea el que sea descúbrelo y hazlo tan bien como puedas.
No importa el qué. No tiene más valor una cosa que otra.
Tu valor reside en ponerte al servicio de la vida para expandir tu perfección divina.
Eso es de lo único que has de ocuparte.
Cuando lo hagas, dejarás de sentir esa angustia y sufrimiento"

"Y_continuó diciendo el Maestro_ con el tiempo entenderás que el miedo es una emoción más, que cumple una función. No lo juzgues. Obsérvate y descubre, que pensamiento te perturba.
Medita y recogeté en tu paz.
Abrázate hasta que esa sensación pase y sientas que nada puede dañarte, que lo estás haciendo lo mejor que sabes y puedes, y entonces actúa, en confianza, sintiéndote respaldado por la Vida. Guíate por tu sentir"

El discípulo comprendió sus palabras y su rostro se transformó. Ya no sentía angustia. Reflejaba paz. Liberación. Alegría.

Limpió su rostro de las lágrimas derramadas y con una sonrisa se inclinó ante el Maestro con agradecimiento, e inició su camino, dispuesto a confiar, a descubrir su valor, sus cualidades, dones y capacidades innatas, y ponerlas al servicio de los demás, como un acto de amor a sí mismo.

Evidentemente, la angustia y sufrimiento, que interpretó como miedo, desapareció, para dar paso a la libertad de sentirse bien consigo mismo.. Sin más luchas ni enemigos de los que protegerse o que atacar [esos que llamamos virus, politicos, enfermedad, vecinos, familiares, ex parejas, personas del entorno, compañeros, jefes, defectos, etc.]

Un nuevo camino empezaba para él... Y esta vez sentía que elegía el camino correcto.

Estela de Luz🙏🏼✨por un mundo libre y consciente.





4
1
220



Dani Me encanta 🤩
06/11/2020
Cargando